Playa Marc mamá y novata
bebe

Primer (y último) día de playa con un bebe… sobrevivimos!

Empezamos a planearlo una semana antes, nada de improvisar, eso quedó ya atrás. Papa novato empezó apuntar todo lo que nos teníamos que llevar para que Marc estuviera lo más cómodo posible; agua, protección solar, sombrilla, algún juguete, etc. Y he de decir que nos olvidamos completamente de nosotros, vamos, ni una triste botellita de agua fresca nos llevamos.

Llegamos a la playa, abarrotada, empezamos a buscar sitio donde acomodarnos, pero no, lo difícil no fué eso, lo más difícil fué arrastrar el cochecito por toda la playa, con esa arena tan espesa y tan calentita, que se te metía entremedio de los deditos del pie pareciendo que bailásemos el baile del sambito. Fué entonces cuándo grité; podrían asfaltar la playa! Creo que no soy la única que lo ha pensado. Pero eso ya es otra historia..

Encontramos un “buen” sitio para plantar nuestra sombrilla, estiré la toalla de Marc con muuuucho cuidado para que no cayera arena dentro, lo senté y sabéis que hizo? Irse directo a coger la arena! A LA BOCA NOOOOO!! Empezaba el show!

Mientras papá novato se acomodaba yo inchaba el flotador. ( Silencio incomodo).
Vale, no os riáis de mí, se que fue la tontería mas grande que pude hacer y el tiempo peor aprovechado. Marc no iba a utilizar su flotador el primer día de playa..
Embadurné a mi hijo de protección solar, he de decir que fué un poco complicado ya que estaba llenito de arena y solo llevábamos 10 minutos allí, le puse su gorrita y nos fuimos para la orilla.

Bebés del mundo, el agua del mar tiene beneficios curativos pero no, no hace falta que os la bebáis, con un bañito tenéis suficiente. Creo que es lo primero que prueban que es tan salado y por eso les chifla tanto! Por suerte no suelen repetir, así que dejemos que experimenten!
El mar estaba en calma y podíamos disfrutar del agua y de la arena pero de vez en cuando venía alguna mas fuerte de lo normal y su cara cambiaba por completo, vamos que si Marc supiera caminar hubiera salido de allí por patas!

Después de un poco de postureo delante de la cámara de papá novato ( el primer día de playa hay que inmortalizarlo!) llegó la hora de recoger e intentar sacarle toda la arena a Marc. Todas las que tengáis bebés, o no, sabéis que es misión imposible, incluso después de llegar a casa y darle un buen baño, os puedo jurar que le estuve sacando arena de los sitios mas insospechados durante 3 días!
Se acabaron los días de playa de relax para darle paso a los días agotadores, a los rastrillos, cubos y castillos de arena.

Hijo mio, creo que papa novato tú y yo nos decantaremos, de momento, por la piscina!

Deja tu comentario